Entrevista a Patricia MacBride (Ireland’s Future)

Es decepcionante que en el momento del 25 aniversario del Acuerdo de Viernes Santo no tengamos una Asamblea en funcionamiento en Stormont

Han pasado 25 años desde el Acuerdo del Viernes Santo. El panorama en Irlanda ha cambiado completamente en estos 25 años. ¿Cuál es su balance tras estos 25 años?

El cambio más significativo ha sido, por supuesto, la importante reducción de la violencia en las calles y el paso a la construcción de la paz a través del diálogo y los procesos democráticos.  Es decepcionante que en el momento del 25 aniversario del Acuerdo de Viernes Santo no tengamos una Asamblea en funcionamiento en Stormont, pero es algo que espero que pueda abordarse en los próximos meses.  El Partido Unionista Democrático (DUP) ha dicho que se niega a volver a la Asamblea desde las últimas elecciones debido a su objeción al acuerdo marco de Windsor entre la UE y el Gobierno británico con respecto al Brexit, pero existe la preocupación de que esto no sea del todo honesto y que un factor importante que ha contribuido a la decisión es que el Sinn Féin es ahora el partido más grande y, por lo tanto, nombrará a la Primera Ministra, que será Michelle O’Neill.  Muchos en la comunidad republicana piensan que el DUP se niega a volver a Stormont porque quiere impedir que un republicano ocupe ese cargo.  Pero la alternativa es el gobierno directo desde Londres y la mayoría de la población del norte no quiere eso, así que creo que el DUP tendrá que volver, probablemente después de las elecciones municipales de mayo.

Incluso la perspectiva de un sondeo en la frontera se incluyó en el Acuerdo de Viernes Santo, así como el derecho a la autodeterminación de toda la Isla (que se implementaría a través de dos referendos al norte y al sur), y la demografía está cambiando lentamente en el Norte; nadie podía esperar el Brexit hace 25 años, lo que ha sido su impacto en el refuerzo del debate por una Irlanda Unida y la consulta con ese fin.

Sin duda, el Brexit ha tenido un impacto en la campaña por la reunificación de Irlanda y ello por varias razones. En primer lugar, la población del norte de Irlanda tiene una gran afinidad con Europa, y no sólo en términos turísticos. Los vínculos comerciales y educativos han crecido considerablemente en los últimos 25 años.  Según nuestro último censo, casi el 4% de los residentes en el norte proceden de otros lugares de Europa, el doble que hace 10 años.  Tenemos fuertes lazos familiares en muchos casos y estos se ven perturbados por el Brexit.

Además, el impacto en el comercio podría dañar la economía del norte y de toda la isla de Irlanda.  Era esencial llegar a un acuerdo sobre comercio que no perjudicara a las empresas irlandesas ni deshiciera el progreso económico que hemos visto desde el Acuerdo del Viernes Santo.  Pero llegar al punto en que se ha producido ese acuerdo ha sido difícil y ha provocado que algunos elementos del unionismo se hayan atrincherado más y se opongan a un referéndum sobre la reunificación. Por otra parte, las personas que podrían haber venido de una perspectiva tradicional pro-británica ven ahora obstaculizada su libre circulación en Europa, desaparecen las oportunidades de intercambios educativos para sus hijos y la posibilidad de que se introduzcan aranceles sobre algunos bienes o servicios.  Esto les ha hecho replantearse su perspectiva de la reunificación.  A esto se añade que Irlanda tiene actualmente superávit presupuestario y Gran Bretaña es un caso perdido económico con las peores huelgas en el sector público desde hace décadas.  Una Irlanda unida dentro de la UE es una propuesta mucho más atractiva.

El referéndum sobre la independencia de Escocia también se vio afectado por el miedo al proyecto, ya que la gente no estaba segura de cómo sería una nueva Escocia.  A pesar de que los independentistas publicaron muchos estudios, la gente no lo asimiló todo y creo que Escocia ha aprendido una lección para un futuro referéndum.  Hay que dialogar mucho más antes de votar.

En Irlanda existe una larga tradición de asambleas de ciudadanos a las que se ha encomendado la elaboración de políticas gubernamentales o la formulación de preguntas para referendos. Estas asambleas han demostrado ser muy eficaces y populares, ya que se encargan de formular políticas desde la base y no desde arriba

Su organización insiste en promover un debate no partidista, amplio, tranquilo y constructivo. Algo totalmente opuesto a lo ocurrido con el Brexit y el proyecto miedo. ¿Por qué es esto tan importante? ¿Qué lecciones ha aprendido de allí?

En el debate sobre la reunificación siempre habrá personas fuertemente partidarias de la Unión y otras fuertemente partidarias de la reunificación, y son las personas aún indecisas las que, en última instancia, marcarán la diferencia con sus votos el día del referéndum.  Lo que el brexit nos ha enseñado -a nosotros y a cualquiera que trabaje por la causa de la autodeterminación y el derecho a elegir- es que hay que combatir el miedo de frente.  La única manera de hacerlo es a través de la información y el diálogo.

Ireland’s Future se compromete a llegar a la gente para abordar esos temores que son muy reales para muchas personas.  ¿Cómo será la Sanidad en la nueva Irlanda?  ¿Y los impuestos: subirán o bajarán?  ¿Y si he cotizado a una pensión durante varios años? ¿Seguiré teniendo acceso a ella después de la reunificación? No tenemos las respuestas a esas preguntas porque somos una iniciativa de la sociedad civil, pero sí tenemos poder para presionar a los gobiernos y asegurarnos de que empiezan a trabajar en esas cuestiones.  Hay que calcular los costes.  Hay que elaborar planes para racionalizar los servicios públicos.

También tenemos que gestionar las expectativas.  Personalmente, no creo que un día se celebre un referéndum y se fije una fecha para la reunificación tras el resultado.  Creo que será, y debe ser, una transición gestionada.  Eso podría incluir un período de tiempo en el que la Asamblea de Stormont siga funcionando junto con el Oireachtas de Dublín y que podamos ver una transición durante un período de siete años, por ejemplo, en las escuelas de un sistema a otro.  Pero la diferencia fundamental desde el primer día es que el gobierno soberano será irlandés.

La Asamblea Ciudadana es una de sus reivindicaciones. E Irlanda ha sido pionera en Asambleas Ciudadanas con resultados bastante significativos. Entonces, ¿quién debe promover esta Asamblea? ¿Qué instituciones? ¿Se imagina una o dos Asambleas? ¿Cómo funcionaría?

En Irlanda existe una larga tradición de asambleas de ciudadanos a las que se ha encomendado la elaboración de políticas gubernamentales o la formulación de preguntas para referendos.  Estas asambleas han demostrado ser muy eficaces y populares, ya que se encargan de formular políticas desde la base y no desde arriba, e incluyen al electorado en el proceso de toma de decisiones.  Se componen de una selección aleatoria de 100 votantes del censo electoral.

Esa fórmula no funcionaría en el caso de una asamblea de ciudadanos sobre el futuro constitucional de Irlanda, porque no incluiría a personas del norte de Irlanda.  Tenemos que buscar un enfoque creativo que garantice una amplia representación geográfica, de género, edad y perspectiva política.  El Diálogo Cívico de todas las islas sobre el Brexit podría constituir un modelo útil, ya que acogió diálogos separados de diferentes sectores, como la agricultura y la alimentación, el empleo y la inversión, el turismo, la energía y el transporte, que luego retroalimentaron un plenario más amplio en el que estaban representadas todas las cuestiones clave planteadas por el Brexit.

El Gobierno irlandés, en particular, tiene la responsabilidad constitucional de facilitar ese diálogo y forma parte de nuestra misión en Ireland’s Future presionar para que lo haga.

Imagenes: IrishNews

TM eLab es una iniciativa de la Fundación Olaso Dorrea, entidad que aporta su patrimonio para dar un nuevo impulso al soberanismo vasco.

 

Webgune honek cookie-ak erabiltzen ditu, erabiltzaileei ahalik eta zerbitzurik onena eskaintzeko. Nabigatzen jarraitzen baduzu, cookie-ak onartzeko baimena emango duzu eta cookie-en politika onartuko duzu. Sakatu esteka, informazio gehiagorako ACEPTAR
Aviso de cookies